domingo, 27 de diciembre de 2009

PEQUEÑEZ


El pueblo en el que vivo, los pueblos que atiendo, son pueblos muy pequeños. Eso al principio puede resultar un poco pintoresco, pero a estas alturas, pasado el arreón inicial y con la soledad de las noches de invierno mordiendo, hay que aceptarlo.

En mi pueblo no se puede comprar el periódico, ni otras muchas cosas.

En mi pueblo hay 99 niños en el cole, al menos hay cole; en el Valle hay 15 niños.

En mi pueblo no hay dónde comer a mediodía; aunque hay 4 bares.

Sí se puede jugar a la Primitiva, pero las calles están a menudo desiertas y silenciosas.

Hay un policía municipal, un médico de 8 a 3 y una praticanta.

No se ven grandes casas con escudos; mi pueblo tiene el término municipal más pequeño de Extremadura... no hay grandes capitales, ni muchas cabezas de ganado.

El belén de la Iglesia es pequeñito, en el Valle están las figuritas rotas, son de escayola, antiguas, hechas a mano...

No tenemos casi tesoros de madera o metal, cálices, retablos, casullas o arcos.

Las fuentes tienen el letrero de "agua no potable".

En mi pueblo el reloj de la espadaña de la iglesia (no hay torre) va hoy tres minutos adelantado.

Pero la tienda de Teo tiene de todo, y huele a jamón; y por si acaso hay mercadillo los martes y los viernes.

En mis pequeños pueblos hay mucha gente mayor, mucho silencio y muchos días de niebla.

Hay pocos coches pero se llega a todos sitios andando en un momento... bueno, si es que no te para todo el mundo por la calle. ¡Hay mucho aparcamiento!

En mi pueblo no hace falta ponerle a las cartas la dirección porque Lolo, el cartero, conoce a todo el mundo; ni se llega a mi casa porque sabe que a las horas de reparto no estoy, así que le deja el correo a mi vecina Josefita.

En mi pueblo para localizar al herrero aviso a su vecina, que lo avisa y él me llama.

No he logrado todavía pagar una sola cerveza... ¡de momento siempre me invitan!

En mi pueblo hay un gran pino rodeado de azulejos, y si andas tres minutos te ves en medio del campo, disfrutando de unas vistas bellísimas y de un aire limpísimo.

En mi pueblo no se ve nunca bien la TDT, vamos a misa 8 personas los días de diario y, por no haber, no hay ni cobertura para el móvil.

Es una gozada ser cura de pueblos pequeños, y me tengo que adaptar.

7 comentarios:

El Morke dijo...

te podrás quejar! tienes todos los ingredientes para comprender la vida annónima de jesús durante 30 años en su aldea, al estilo de los hermanitos de foucald ¡qué envidia sana!

moreno dijo...

¡¡¡Pero que suerte tienes de disfrutar tan de cerca la naruraleza.!!!
Vivir contínuamente en familia y estar querido por todos, que te lo demuestran como mejor saben... invitando a una cerveza,dándote recados al herrero, cogiéndote el correo...... y seguro que cuando te ven venir se llenan de satisfacción por tenerte junto a ellos. ¿ qué más quieres ?¡¡¡Todo tiene un precio !!!

ABECEDARIO dijo...

En la vida, todo tiene su parte buena y su parte mala.
Si no tienes móvil, habrá fijo, ¿no?. De la que te has librado.
Con tu blog te podemos dar "un toque" o una colleja, jeje.
Feliz Año Nuevo.

¿Se admiten peticiones?
¿Por qué no cuentas cómo se pasa el fin de año en este pueblecito?
Un abrazo, Cesar.
Un abrazo, Pedro.

Nita dijo...

Esto... perdón, pero... ¿Has dicho TU pueblo? Querrás decir MI pueblo!!!!! Usurpadorrr (léase con acento de Chiquito). Un cacho beso. P.D.: de momento te lo presto, que ya sabes que lo mío es tuyo ;-)

Almudena + Malte dijo...

Querido César, es tan bonito leer como hablas de tus pueblos que le dan a uno ganas de dejar la ciudad para volver a vivir en un pueblo, aunque no sea tan pequeñito como los tuyos.

Queremos decirte que nos encanta leer tu blog y que tenemos unas ganas enormes de conocer tus pueblos cuando vayamos a España.

loli dijo...

lo siento de averme portado si el sabado lo siento de verdad en el coro

Anónimo dijo...

No tendrá todas esas cosas, pero ¿y todo lo que tiene?
- Tiene calles que cuando paseas por ellas, la gente te dice "vaya usted con Dios" ó "hasta luego", !!!increible¡¡¡ y si hacen tiempo que no te ven, te preguntan "¿Qué es de tu vida"?
- No hay quioskos de prensa, pero no hacen falta,hay lugares en donde se habla de todo, todo, todo jaja.
- Tiene gente, muy buena gente, que cuando les pides algo, te dan ese algo y más.
- Tiene paisajes, caminos, olores de campo...
- Tiene tranquilidad, sosiego, paz...

Ya lo iras descubriendo.-